Parroquia de San Josemaría en Aravaca

El 17 de febrero tuvo lugar la inauguración oficial de la Parroquia de San Josemaría, situada en el madrileño barrio de Aravaca, zona de Valdemarín, con una Eucaristía Solemne presidida por el Ilmo. Sr. D. José Luis Huéscar Carrizal, Vicario Episcopal del Arzobispado de Madrid.

Leer más...

Opus Dei Madrid

Información sobre el Opus Dei en Madrid

¿Quién soy?

pilar opus dei madrid

Me llamo Pilar González, soy de Madrid y echaba en falta una web con información sobre el Opus Dei en Madrid

Suscripción

Si quieres recibir las últimas noticias, deja tu e-mail:

¿Quién está en línea?

Tenemos 124 invitados conectado(s)

Escríbeme

Si tienes alguna sugerencia o pregunta, aquí puedes escribirme: Si quieres que te responda, deja tu e-mail y tu nombre. Si tu mensaje es de interés general será publicado en el foro: www.opusdeialdia.org/foro
Calle de Santa Isabel hasta Tres Peces

CorralaBajando por de la calle de Santa Isabel torciendo a la izquierda, se llega a la calle Tres Peces.

Según Répide, esta calle Tres Peces “toma origen su nombre de una casa que allí había, perteneciente a la memoria de D. Pedro de Solórzano, cuya condición era la de dar todos los años, el día de San Francisco de Paula, tres peces grandes al Convento de la Victoria; otros tres, en el día de San Rafael, al Hospital San Juan de Dios; tres igualmente, en el día de la Concepción, al de San Francisco, y otros tantos al de San Bernardino, y para que no se perdiese la costumbre de este censo fueron labrados en la fachada de la casa tres peces de piedra”.

San Josemaría recorrió en numerosas ocasiones estas calles y corralas. Consta, por ejemplo, que en esta calle Tres Peces, en el 12 B, Escalera 1, residía una anciana a la que llevó los Santos Sacramentos el 23 de agosto de 1927. En el 16 vivía Francisco López, al que auxilió espiritualmente el 17 de enero de 1928.

Iba a estos lugares –recordaba tiempo después-:a enjugar lágrimas, a ayudar a los que necesitaban ayuda, a tratar con cariño a los niños, a los viejos, a los enfermos; y recibía mucha correspondencia de afecto y alguna que otra pedrada.

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy
 

Buscar