Misa en sufragio por los cooperadores y fieles del Opus Dei fallecidos

 

Leer más...

Opus Dei Madrid

Información sobre el Opus Dei en Madrid

¿Quién soy?

pilar opus dei madrid

Me llamo Pilar González, soy de Madrid y echaba en falta una web con información sobre el Opus Dei en Madrid

Suscripción

Si quieres recibir las últimas noticias, deja tu e-mail:

¿Quién está en línea?

Tenemos 90 invitados conectado(s)

Escríbeme

Si tienes alguna sugerencia o pregunta, aquí puedes escribirme: Si quieres que te responda, deja tu e-mail y tu nombre. Si tu mensaje es de interés general será publicado en el foro: www.opusdeialdia.org/foro

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142
Recorrido histórico 5
Desde la Cuesta de la Vega

Desde la Cuesta de la Vega: un recorrido por Las Vistillas, La Latina y Embajadores

Viaducto de SegoviaEl paseante comienza esta quinta etapa saliendo desde la Cuesta de la Vega en dirección al Viaducto que cruza sobre la calle de Segovia. Se sitúa en la acera de la derecha.

Este Viaducto es obra de los ingenieros Ferrero, Aracil y Aldaz. “Tras el fallido proyecto encargado por José Bonaparte, en 1872 —escribe Carlos de San Antonio en su estudio El Madrid del 27— Eugenio Barón fue el primero en unir la calle de Bailén con las Vistillas por medio de un viaducto metálico. El primer viaducto fue construido en 1874 y derribado en 1934, cuando san Josemaría residía en Madrid.

En 1932 el proyecto de Ferrero ganó el Concurso convocado por el Ayuntamiento para sustituirlo por uno de nueva construcción”. El Viaducto actual es de 1934. Fue acabado en 1942 y restaurado en 1977-78. Mientras se cruza el Viaducto se contempla una espléndida panorámica de Madrid.

El paseante prosigue por la acera derecha de la calle Bailén, hasta encontrarse con la calle de Don Pedro, que la cruza. Sin moverse de este lugar, se puede ver, a la derecha, al fondo de la calle Don Pedro, el edificio del Seminario Conciliar.

Está situado en el nº 9 de la calle de San Buenaventura, donde estaba la sede del palacio de Osuna. En este edificio se preparaban durante los años treinta, igual que sucede en la actualidad, los candidatos al sacerdocio de la diócesis de Madrid.

 
Seminario de Madrid

Seminario de MadridEl Seminario está situado en la sede del antiguo palacio de Osuna. Fue fundado en 1885 por el obispo de Madrid José María Cos e inaugurado por el obispo José María Salvador y Barrera en 1906.

El Seminario era un lugar entrañable para san Josemaría, que rezaba especialmente por los seminaristas y alentaba a los padres cristianos a suscitar en sus hijos ideales de entrega y de servicio a la Iglesia.

El Fundador estuvo en este Seminario en varias ocasiones: por ejemplo, el 2 de febrero de 1932, para conversar con José María García Lahiguera, director espiritual del Seminario, cuya Causa de Canonización esta abierta.

Más tarde, desde comienzos de los años cuarenta hasta 1944, acudió a este lugar todas las semanas para confesarse con José María García Lahiguera.

Y predicó a los seminaristas un curso de retiro del 13 al 20 de noviembre de 1940.

Toda esta zona es conocida como de la Morería Vieja, porque aquí residían “los moros” que quedaron en Madrid tras la reconquista.

Siguiendo por esta acera derecha de la calle Bailén, se llega hasta la Plaza de San Francisco, donde está la iglesia de San Francisco el Grande.

 
San Francisco el Grande

San Francisco el GrandeSegún la piedad popular el templo de franciscanos que se levantaba en este lugar fue fundado personalmente por el propio San Francisco de Asís en 1217.

Este templo, de planta circular, comenzó a construirse en 1761, con el deseo de construir una de las cúpulas más grandes del mundo, con 33 metros de diámetro, ha sufrido numerosas vicisitudes a lo largo de su historia

Fue restaurado en 1889, y en el año 2000 sigue sujeto a una nueva restauración. El exterior de la iglesia es de estilo neoclásico, “aunque —como precisa Áurea de la Morena— alterado el plano original y trasformado por obra de Sabatini”.

En el frontón de la fachada se ve el escudo del Santo Sepulcro, que indica que el templo es propiedad de la Obra Pía de los Santos Lugares de Jerusalén; se ve también el emblema de la orden Franciscana con la corona real, y seis estatuas de piedra sobre la balaustrada, que representan a San Agustín, San Antonio, Santiago, San Buenaventura, Santo Tomás de Aquino y San Francisco. Bajando siempre por la acera derecha desde la iglesia de San Francisco el Grande, por la Gran Vía de San Francisco, se llega, torciendo a la derecha, hasta la calle de San Bernabé.

En esta calle de San Bernabé, en casas que no se conservan, cerca del Hospital de la Venerable Orden Tercera, estuvo Josemaría Escrivá en 1928, atendiendo a varios enfermos.

Bajando por la calle de San Bernabé y perpendicular a ella, discurre la calle de la Ventosa, que visitó en ocasiones en 1928 el Fundador para atender a varios enfermos.

Recorriendo esta calle de la Ventosa, en dirección a la izquierda, junto al muro del Hospital, se llega a un pequeño jardín. Torciendo a la derecha y bajando por unas grandes escalinatas, junto a unos bloques de pisos modernos, se llega hasta la Ronda de Segovia.

En alguna ocasión aludió San Josemaría a la necesidad de proclamar el mensaje cristiano con los lenguajes humanos y modos de decir más diversos; y soñaba con el día en que personas de todo tipo y condición hablasen a sus semejantes de Cristo con su propio acento y sabor castizo, como las vendedoras de la Plaza de la Cebada.

 
Ronda de Segovia

Puerta de ToledoFueron muy numerosos los enfermos que el Fundador del Opus Dei atendió en esta Ronda de Segovia en particular y en esta zona de Madrid en los años 1927, 1928 y 1930: enfermos tuberculosos y moribundos. Se conservan datos precisos de los días en los que los atendió, por las notas personales de san Josemaría.

Subiendo por la Ronda de Segovia se llega hasta la glorieta de la Puerta de Toledo. Se ve un costado de la Puerta de Toledo, que comenzó a construirse durante el reinado de José Bonaparte y se concluyó bajo reinado de Fernando VII. Es obra del arquitecto Antonio López Aguado.

 
Virgen de la Paloma

Virgen de la PalomaDesde la Glorieta de la Puerta de Toledo, subiendo por la calle Toledo se llega a la iglesia de la Virgen de la Paloma, uno de los núcleos de la devoción mariana de esta ciudad. Está en el nº 98 de la calle Toledo. Se accede al templo por un pasadizo que se abre a la izquierda.

En el templo se venera la imagen de Nuestra Señora de la Soledad, conocida popularmente como Virgen de la Paloma. El templo actual se terminó en 1911, en estilo neomudéjar madrileño, con elementos neogóticos.

Cada 15 de agosto la tradición manda que los bomberos de Madrid descuelguen el cuadro con la imagen de la Virgen, que es llevada en procesión por las calles del barrio, donde recibe el culto y el cariño de los vecinos. El barrio entero se engalana y recupera sus tradiciones. Por unos días se vuelven a ver por las calles chulapas y chulapos con los atavíos castizos que popularizaron zarzuelas como La Verbena de la Paloma.

Subiendo un poco más arriba, siempre por la acera de la izquierda, por la calle Toledo el paseante se encuentra,con el arranque, a la derecha, de la calle de la Arganzuela. Este barrio recibe el nombre de la Arganzuela, según la tradición, porque así –Daganzuela— llamaban a Sancha, hija de un rico labrador natural de Daganzo, que era muy amiga de Isabel la Católica.

Escribía Josemaría Escrivá en sus Apuntes íntimos que había atendido espiritualmente a un enfermo en esta calle, encomendándole a la Virgen aquel alma.

Subiendo por la calle Toledo hacia la izquierda, se llega hasta la calle de Calatrava. Por esta calle se llega hasta la calle Mediodía Chica, donde san Josemaría también estuvo atendiendo a enfermos.

Desde Mediodía Chica, torciendo a la izquierda y saliendo por la calle Mediodía Grande, se llega a la calle del Águila, que conduce, por la derecha, a la calle Tabernillas, donde el Fundador estuvo atendiendo a una enferma en junio de 1927. La calle Tabernillas lleva hasta la Plaza del Humilladero, donde prosiguió san Josemaría su labor sacerdotal

Junto a la Plaza del Humilladero está la Plaza Puerta de Moros, desde las que se ven la iglesia de San Andrés y el palacio de los Condes de Paredes, conocido popularmente como “Casa de San Isidro”, donde se encuentra el Museo de San Isidro.

Una visita a este Museo proporciona un mayor conocimiento de la vida del Santo y de la ciudad de la que es Patrón.

 
<< Inicio < Prev 1 2 Próximo > Fin >>

Página 1 de 2

Buscar