Proyecto educativo Alegra

Nuevo proyecto educativo en Majadahonda: Alegra

Leer más...

Opus Dei Madrid

Información sobre el Opus Dei en Madrid

¿Quién soy?

pilar opus dei madrid

Me llamo Pilar González, soy de Madrid y echaba en falta una web con información sobre el Opus Dei en Madrid

Suscripción

Si quieres recibir las últimas noticias, deja tu e-mail:

¿Quién está en línea?

Tenemos 91 invitados conectado(s)

Escríbeme

Si tienes alguna sugerencia o pregunta, aquí puedes escribirme: Si quieres que te responda, deja tu e-mail y tu nombre. Si tu mensaje es de interés general será publicado en el foro: www.opusdeialdia.org/foro

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142
Recorrido histórico 2
Calle Abades

Calle AbadesEl paseante sigue bajando por la calle de Embajadores hasta encontrarse con la calle de Abades, que recorre por entero hasta llegar a la calle Mesón de Paredes, donde estuvo el Fundador en 1927 ejerciendo su ministerio sacerdotal.

San Josemaría evocó esta calle Abades durante su viaje de catequesis por Argentina en 1974. Una anciana le hizo una pregunta, diciéndole:

—Padre, soy de Madrid.

—Madrileña, ¿de Chamberí o de dónde? ¿En qué calle naciste?

—En los Abades..

—¡Eh...! Lo conozco...

—En el 126, para decirlo más claro, continuó la anciana.

—Cerca de Progreso, ¡anda!, muy bien. Maravilloso.

—Pero no vaya a creer Padre, que hace veinte años... ¡hace ochenta y cuatro!

—¡Oye, la calle de Dos Hermanas, está allí al lado, ¡sigue, sigue...!

—Ochenta y cuatro años, Padre.... así que mire, ¿no es una dicha esto?

—Sí... Es una dicha que tengas esa luz envidiable, que seas tan maja, que estés aquí con ese buen humor y que seas muy santa para ayudarnos a los demás a servir a Dios.

—Bueno...

—Que El te bendiga y nos pague la alegría de tenerte aquí.

—Muchas gracias, Padre.

El paseante tuerce a la derecha y continúa bajando por la calle Mesón de Paredes.

A la derecha dejará, primero, la calle del Oso —calle famosa en el hampa madrileña, que debe su nombre al animal del blasón del hidalgo Diego de Vera—; y más abajo, la calle de Cabestreros, también visitada por el Fundador por motivos pastorales.

Esta calle es una de las más castizas de Lavapiés y alude a los cordeleros de cáñamo que trabajaban en ella. Aquí tenía lugar “la romería de los gitanos” en la que lucían las mulas enjaezadas ante de recibir la bendición en la cercana iglesia de San Cayetano.

 
Calle Sombrerete

Corrala de TribuleteDesde esta calle de Mesón de Paredes, el paseante a la izquierda, primero, la calle de Caravaca; y más abajo, la de Sombrerete. El verdadero nombre de esta calle Sombrerete es el de Sombrerete del Ahorcado. Alude al sombrero que le pusieron a Miguel de los Santos, antes de ejecutarle por su complicidad con Gabriel de Espinosa, que fingió ser el rey don Sebastián de Portugal.

En esta calle, en la esquina de Mesón de Paredes con Sombrerete, se puede ver un ejemplo de las famosas corralas madrileñas, popularizadas por las zarzuelas, donde se hacinaban numerosos vecinos, con muy escasas o nulas condiciones higiénicas.

Muchos de los enfermos que atendía el Fundador vivían en estas corralas. En 1985 todavía pervivían en Madrid unas cuatrocientas corralas. La siguiente calle que se encuentra a la izquierda, y por la que camina el paseante, es la calle de Tribulete. El nombre alude a un juego infantil.

En esta calle sucedió el suceso evocado en el punto nº 419 de Camino:

—Niño. —Enfermo, —Al escribir estas palabras, ¿no sentís la tentación de ponerlas con mayúscula? Es que, para un alma enamorada, los niños y los enfermos son Él.

 
Calle del Amparo

Calle del AmparoLa calle Tribulete cruza la calle de El Amparo, que el paseante puede contemplar sin moverse de este lugar, recorrida por el fundador del Opus Dei en sus afanes sacerdotales.

Siguiendo por la calle Tribulete se llega a la Plaza de Lavapiés.

Tanto esta Plaza, como las calles que la rodean, aparecen con idénticas denominaciones en el plano de Teixeira del siglo XVII. Estas edificaciones conservan el gusto popular y el sabor de la época: casas de ladrillo visto, con numerosos balcones, protegidos del sol por grandes persianas. Con frecuencia en el balcón hay macetas con geranios y jaulas para pájaros.

Este barrio, habitado ahora por personas de diversas razas, gracias a la llegada de emigrantes americanos, asiáticos y africanos, fue durante siglos uno de los barrios más castizos de la capital, como recordaba la antigua coplilla: Una maja de rumbo/ vale por tres/ si ha nacido en el barrio/ de Lavapiés.

El Fundador dedicó muchos años de su juventud a la atención pastoral de las gentes de estos barrios madrileños, donde había tanta indigencia material y espiritual. Años después, recordaba que había pasado horas y horas por todos los lados, todos los días, a pie de una parte a otra, entre pobres vergonzantes y pobres miserables, que no tenían nada de nada; entre niños con los mocos en la boca, sucios, pero niños, que quiere decir almas agradables a Dios.

¡Qué indignación siente mi alma de sacerdote, cuando dicen ahora que los niños no deben confesarse mientras son pequeños! ¡No es verdad! Tienen que hacer su confesión personal, auricular y secreta, como los demás. ¡Y qué bien, qué alegría! Fueron muchas horas en aquella labor, pero siento que no hayan sido más. (Citado por Vázquez de Prada, Meditación del 19-III-1975)

 

 
Calle Sombrerería

Calle SombrereríaEl paseante continúa bajando por la calle Valencia llegará a la esquina de esta calle con la calle Sombrerería.

Aquí estuvo también el fundador atendiendo a enfermos y rogándoles que ofrecieran esos dolores, sus horas de cama, su soledad -algunos estaban muy solos-: que ofrecieran al Señor todo aquello por la labor que hacíamos.

Desde la calle Valencia el paseante tuerce a su izquierda para empezar a subir por la calle del Salitre, donde san Josemaría atendió el 28 de febrero de 1929 a un hombre, Julián Rodríguez, que vivía en el número 30.

Recorriendo esta calle del Salitre hasta el final, cuesta arriba, llegará hasta la calle Santa Isabel, donde está el colegio de Santa Isabel.

 
<< Inicio < Prev 1 2 Próximo > Fin >>

Página 2 de 2

Buscar