Proyecto educativo Alegra

Nuevo proyecto educativo en Majadahonda: Alegra

Leer más...

Opus Dei Madrid

Información sobre el Opus Dei en Madrid

¿Quién soy?

pilar opus dei madrid

Me llamo Pilar González, soy de Madrid y echaba en falta una web con información sobre el Opus Dei en Madrid

Suscripción

Si quieres recibir las últimas noticias, deja tu e-mail:

¿Quién está en línea?

Tenemos 117 invitados conectado(s)

Escríbeme

Si tienes alguna sugerencia o pregunta, aquí puedes escribirme: Si quieres que te responda, deja tu e-mail y tu nombre. Si tu mensaje es de interés general será publicado en el foro: www.opusdeialdia.org/foro

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142
Recorrido histórico 4
Calle de San Justo, Palacio Episcopal

Palacio Episcopal MadridEl paseante baja, dejando a la derecha la calle de la Pasa y llega hasta la vecina calle de San Justo, donde se encuentra con la fachada del Palacio Episcopal. La puerta de entrada está en el nº 2 de esta calle.

En la capilla de este Palacio Episcopal tuvo lugar la ordenación de los tres primeros sacerdotes del Opus Dei: Álvaro del Portillo, José María Hernández Garnica y José Luis Múzquiz.

El retablo de esa capilla se encuentra ahora en la Catedral de la Almudena, en la Capilla de la Virgen.
El Fundador del Opus Dei acudió con frecuencia a este lugar durante los años treinta. Aquí residía don Leopoldo Eijo y Garay, (1878—1963). Eijo y Garay fue Obispo de Madrid durante cuarenta años (1923—1963), y alentó decisivamente a Escrivá en los comienzos.

 
Pasadizo del Panecillo

Pasadizo del panecillo

 

A continuación, entre el Arzobispado y la Basílica de San Miguel, se ve el Pasadizo del Panecillo que permanece cerrado desde 1829, ya que por su angostura podría ser albergue de malhechores.


Su nombre viene del tiempo en que el Arzobispo don Luis Antonio Jaime de Borbón repartía un panecillo desde la ventana a los pobres que se acercaban.

 
Basílica Pontificia de san Miguel

Basílica de san Miguel

A continuación, en el nº 4. de la calle de San Justo se encuentra uno de los templos más hermosos de Madrid: la Basílica Pontificia de San Miguel.

La actual Basílica se asienta sobre el lugar en el que se alzaba la iglesia de San Justo y Pastor, que ya figuraba en el Fuero otorgado a Madrid por Alfonso VIII, realizado entre 1158 y 1202. Ocupaba entonces el cuarto lugar entre las parroquias madrileñas, tras la de Santa María, San Andrés y San Pedro.

Esta Basílica fue construida en 1739 por el arquitecto italiano Giacomo Bonavía, que se inspiró para la fachada de la iglesia en la Colegiata de la Granja, que había realizado durante aquellos años Andrea Procaccini, un arquitecto italiano al servicio de Felipe V. Es la única fachada curva con trazado barroco de Madrid.

San Josemaría. Talla de Agustín de la Herrán.Este templo se levantó en el siglo XVIII por iniciativa del marqués de Scotti, secretario de la reina Isabel de Farnesio, que deseaba construir una iglesia y un palacio arzobispal para el infante-cardenal don Luis de Borbón.

En Semana Santa sale de este templo una de las procesiones más populares de Madrid: la procesión de los Estudiantes.

En este templo celebró el Fundador del Opus Dei sus primeras Misas al llegar a Madrid, desde el 20 de abril hasta comienzos de junio de 1927.

El 17 de octubre de 1960, san Josemaría volvió a celebrar la Santa Misa en esta Basílica. Asistieron en esta ocasión centenares de personas del Opus Dei, junto con sus parientes y amigos, y pudo ver con sus propios ojos el abundante fruto de la tarea evangelizadora de los miembros del Opus Dei en la capital.

Sentaos... los que podáis —dijo, emocionado, al comienzo de la homilía—. Yo quiero deciros unas palabras en esta iglesia de Madrid, donde tuve la alegría de celebrar la primera misa mía madrileña. Me trajo el Señor aquí con barruntos de nuestra Obra. Yo no podía entonces soñar que vería esta iglesia llena de almas que aman tanto a Jesucristo. Y estoy conmovido.

El templo cuenta con una imagen de san Josemaría en la capilla lateral, obra de Agustín de la Herrán. La iglesia está confiada a sacerdotes del Opus Dei.

 
Por la calle de Puñonrostro hasta el convento de las Jerónimas

Convento de las CarbonerasEl paseante sale del templo y tuerce por la calle de Puñonrostro, en un costado de la Basílica de San Miguel. En esta calle de Puñonrostro se encontraba la casa de Fernando del Pulgar, cronista de los Reyes Católicos.

Desemboca esta calle en la Plaza del Conde de Miranda, donde está el convento de las monjas Jerónimas del Corpus Christi, de fachada roja. Este convento de llama popularmente de las Carboneras porque la imagen de la Inmaculada que se venera en la iglesia fue encontrada en una carbonería y donada al convento por Fray José de Canalejas.

Se fundó este convento durante el reinado de Felipe III, a comienzos del siglo XVII. La fundadora fue doña Beatriz Ramírez de Mendoza, condesa de Castellar. Quiso construirlo para que su hija fuera la primera prelada de las treinta monjas jerónimas que profesaron aquí el 27 de septiembre de 1605.

Un Privilegio Papal permite la Exposición del Santísimo en esta iglesia durante las Cuarenta Horas.

La custodia que se guarda en este convento para honrar a Jesús Sacramentado es una obra maestra de la orfebrería madrileña. El cuadro central del retablo, La última Cena, es de Vicente Carducho. El retablo de altar mayor es de Antón de Morales, que lo talló entre 1622 y 1625.

En los años treinta el Fundador del Opus Dei solía hacer habitualmente una visita al Santísimo en esta iglesia, antes y después de acudir al Obispado.

San Josemaría enseñó a miles de personas esta fórmula de la Comunión espiritual, que había aprendido en su infancia:

Yo quisiera, Señor, recibiros con aquella pureza, humildad y devoción con que os recibió vuestra Santísima Madre, con el espíritu y fervor de los santos.
 

 
Calle del Codo y Casa de los Lujanes

Torre de los LujanesSe prosigue adelante hasta llegar a la curiosa Calle del Codo, que termina en la Torre y Casa de los Lujanes. Son las dos edificaciones medievales más importantes del Madrid del siglo XV.

La portada de la Casa de los Lujanes es de estilo gótico civil. En la actualidad es sede de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

La leyenda popular imagina que el rey de Francia Francisco I estuvo preso en esta Torre de los Lujanes. En realidad residió en el antiguo Alcázar, hoy Palacio Real.

Plaza de la Villa

 

 

 

En la Plaza de la Villa, primer centro del Madrid cristiano, se encuentra la Casa de la Villa, hoy sede del Ayuntamiento de Madrid.

Es Casa Consistorial desde 1619. Juan de Villanueva anexionó a este edificio el balcón que mira hacia la calle Mayor, para que la reina pudiera presenciar la procesión del Corpus.

En los años treinta esta plaza estaba totalmente ajardinada, con el monumento a Álvaro de Bazán en el centro.

Si se tuerce por la Calle Mayor, a la derecha, el paseante encontrará, pocos metros más abajo, en dirección a la Puerta del Sol, esta placa sobre uno de los muros: Aquí vivió y murió D. Pedro Calderón de la Barca.

Regresando a la Plaza de la Villa se puede admirar en ella la fachada del antiguo Palacio de Cisneros, de estilo plateresco, construido por Benito Siurana de Cisneros, sobrino del Cardenal Regente.

Estas calles y plazas céntricas de Madrid -aunque no se sabe exactamente cuáles- fueron el escenario de la oración de san Josemaría, que escribía el 22 de septiembre de 1931:

Estuve considerando las bondades de Dios conmigo y, lleno de gozo interior, hubiera gritado por la calle, para que todo el mundo se enterara de mi agradecimiento filial: ¡Padre, Padre!

Y -si no gritando- por lo bajo, anduve llamándole así (¡Padre!) muchas veces, seguro de agradarle.

Otra cosa no busco: sólo quiero su agrado y su Gloria: todo para El. Si quiero la salvación, la santificación mía, es porque sé que El la quiere. Si, en mi vida de cristiano, tengo ansias de almas, es porque sé que El tiene esas ansias.

De verdad lo digo: nunca he de poner los ojos en el premio. No deseo recompensa: ¡todo por Amor!

Prosiguiendo por la calle Mayor, en dirección opuesta a la Puerta del Sol, el paseante se encuentra primero, a la izquierda, con el Palacio de Cañete y luego, con el Palacio del Duque de Uceda, actual Capitanía General. En este lugar residía Carlos V durante sus estancias en Madrid, en la antiguas casas de Porras y Vozmediano.

Frente a este palacio, desde la calle Mayor, arranca, a la derecha la calle de la Almudena. Esta pequeña calle, en la que se puede admirar una escultura de tamaño natural, de Salvador Fernández—Oliva, se llamaba anteriormente calle del Camarín de Santa María.

Aquí tenía su casa la princesa de Éboli, doña Ana de Mendoza, arrestada por orden de Felipe II en 1579;y aquí fue asesinado el 31 de marzo de 1578, noche del lunes de Pascua, Juan Escobedo, secretario de don Juan de Austria. En esta zona estaba la antigua iglesia de Santa María.

La calle de la Almudena conduce a los jardines de Larra, frente a la Catedral de la Almudena. El paseante encuentra un busto de este periodista y escritor costumbrista (1809—1837) a la derecha, en los jardines.

Subiendo un tramo de la calle Bailén se llega hasta el paso de peatones por el que se puede acceder a la Catedral de la Almudena.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 Próximo > Fin >>

Página 2 de 3

Buscar