Parroquia de San Josemaría en Aravaca

El 17 de febrero tuvo lugar la inauguración oficial de la Parroquia de San Josemaría, situada en el madrileño barrio de Aravaca, zona de Valdemarín, con una Eucaristía Solemne presidida por el Ilmo. Sr. D. José Luis Huéscar Carrizal, Vicario Episcopal del Arzobispado de Madrid.

Leer más...

Opus Dei Madrid

Información sobre el Opus Dei en Madrid

¿Quién soy?

pilar opus dei madrid

Me llamo Pilar González, soy de Madrid y echaba en falta una web con información sobre el Opus Dei en Madrid

Suscripción

Si quieres recibir las últimas noticias, deja tu e-mail:

¿Quién está en línea?

Tenemos 69 invitados conectado(s)

Escríbeme

Si tienes alguna sugerencia o pregunta, aquí puedes escribirme: Si quieres que te responda, deja tu e-mail y tu nombre. Si tu mensaje es de interés general será publicado en el foro: www.opusdeialdia.org/foro

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142
Recorrido histórico 5
Por la costanilla de San Pedro hasta la Iglesia de san Pedro

Iglesia de San Pedro el ViejoBajando por la Costanilla de San Pedro el paseante llega hasta la iglesia de San Pedro, en la calle del Nuncio, nº 14.

Esta iglesia de San Pedro es una de las dos iglesias más antiguas de Madrid, junto con la de San Nicolás de los Servitas.

San Josemaría ejerció una intensa labor pastoral en toda esta zona hasta la Costanilla de San Pedro. Por ejemplo, el 24 de junio de 1928 estuvo visitando a un enfermo, Manuel Méndez, que vivía en el nº 7 de esta calle.

Este templo de San Pedro fue posiblemente mezquita antes que iglesia, y su alminar debió convertirse en campanario tras la Reconquista. En la torre hay una ventana de estilo arabigobizantino, única en Madrid. La torre mudéjar data del siglo XIV y la iglesia, del siglo XV.

Se tienen datos históricos de esta iglesia desde el siglo XIII. En el Fuero de Madrid de 1202 ya se cita esta parroquia. El arquitecto Francisco Sanz (1655—1675) hizo una profunda reforma en el siglo XVII. En el lado del Evangelio se lee en una lápida: Rodrigo de Vivar legó una cantidad de maravedises a la Parroquia para que se retribuyese a dos fieles que acudiesen con hachas al acto de acompañar el Santísimo Sacramento a los enfermos”.

En esta iglesia se venera la imagen de Jesús el Pobre, obra de Juan de Astorga, tallada en Sevilla en el siglo XVIII. Procede de la Casa de Pilatos, el palacio sevillano de los Duques de Medinaceli, que donaron esta imagen al templo. Es una de las variantes de imagen de nazareno inspiradas en las del escultor sevillano Juan de Mesa (1583-1627). Se le llama Jesús el Pobre para diferenciarlo de otro nazareno, Jesús de Medinaceli.

Todos los viernes, y especialmente los de Cuaresma, se desarrollan actos de devoción hacia esta imagen, que evoca este pasaje del Evangelio de San Juan. 19, 2-6: "Y los soldados, tejiendo una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y lo envolvieron en un manto de púrpura; y acercándose a él, le decían: “Salve, rey de los judíos”. Y le daban bofetadas. Pilato volvió a salir fuera y les dijo: “Ved que os lo traigo para que sepáis que no encuentro en él culpa alguna”. Salió entonces Jesús fuera llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y les dijo: ¡Aquí tenéis al hombre!"

Saliendo de la iglesia de San Pedro, cruzando la costanilla de San Pedro, el paseante se encuentra con la calle Príncipe de Anglona, un teniente general de la familia de Javalquinto, que se distinguió en la Guerra de la independencia.

 
Capilla del Obispo

Capilla del ObispoPor medio de esta calle se llega hasta la Plaza de la Paja, también en cuesta. En lo alto de la Plaza de la Paja están las escalinatas por las que se accede a la Capilla de Santa María y de San Juan de Letrán, conocida como la Capilla del Obispo.

Fundó esta capilla don Francisco de Vargas, Consejero de los Reyes Católicos.

La construyó para albergar los restos de San Isidro, que estaban en la iglesia de San Andrés. El Santo Labrador había trabajado en Madrid, siglos atrás, como criado de Iván de Vargas, antepasado de Francisco de Vargas.

En 1518, una vez concluida la capilla, se trasladaron allí los restos de San Isidro. Pero los sacerdotes de la contigua iglesia de San Andrés interpusieron un pleito y en 1544 lograron que las reliquias del Santo regresaran a su antigua sede.

La capilla quedó sin uso durante un tiempo, hasta que don Gutiérrez de Vargas y Carvajal, obispo de Plasencia, hijo de don Francisco de Vargas y de Inés de Carvajal, la convirtió en capilla funeraria de su familia.

Allí están enterrados el obispo y sus padres. Desde entonces fue conocida como “la capilla del Obispo”. Es un extraordinario conjunto de estilo renacentista.

Desde entonces quedó tapiada la puerta que comunicaba esta capilla con la iglesia de San Andrés. Ese aislamiento la salvó de la quema de iglesias de 1936, en la que ardieron por completo la iglesia de San Andrés, con la capilla de San Isidro.

San Josemaría en la capilla del Obispo

El 13 y 14 de junio de 1930 el Fundador del Opus Dei estuvo predicando en la Capilla del Obispo, ante un público compuesto por un buen número de obreros y trabajadores.

Escribió el Fundador el 15 de junio de 1930 en sus Apuntes íntimos:

Hace un par de días -13 de junio- presencié cómo, en la Capilla del Obispo, un joven abogado hablaba de religión a unos cientos de obreros. Cayó muy bien. Tuve gran alegría. Eso será (aunque no en lugar sagrado) y algo más...

Comentaba Álvaro del Portillo, que el Fundador le había relatado en varias ocasiones que durante esos momentos "estaba muy emocionado, y que para vencer su emoción se agarró fuertemente con las manos a la reja de la barandilla, y en esta postura predicó con todo su ardor a muchos obreros".

Poco después de aquella predicación, en los comienzos del Opus Dei, escribiría el Fundador: “hay también en la Obra, algunos pequeños empleados y artesanos”.

 
Calle de los Mancebos

Calle de los MancebosSubiendo por el costado de la iglesia de San Andrés se llega hasta la calle Mancebos, que conocía bien san Josemaría por haber atendido allí a varios enfemos.

Según Répide el nombre alude a los dos mancebos que tiraron desde la torre del palacio episcopal de Valencia la teja que mató al rey Enrique I, y que fueron degollados en este lugar.

Desde la calle Mancebos se llega, bajando por la calle de la Morería, hasta la Plaza de la Morería muy cercana a la Plaza del Alamillo, donde san Josemaría ejerció su labor sacerdotal atendiendo a una anciana que residía en esta calle.

Répide considera digna de crédito la tradición que sostiene que el nombre de esta calle proviene del Tribunal árabe, llamado alamín, y sitúa aquí la plaza donde el Cid alanceó un toro en la fiesta de Aliatar, que cantó Nicolas Fernández de Moratín en sus quintillas famosas:

 

 

 

“Fiesta de Toros en Madrid”:
Madrid, castillo famoso
que el rey moro alivia el miedo,
arde en fiestas en su coso
por ser el natal dichoso
de Alimenón de Toledo.
Su bravo alcalde Aliatar
de la hermosa Zaida amante
Las ordena celebrar
por si le puede ablandar
el corazón de diamante.

Por la calle Alamillo se llega, cruzando la calle de Segovia (dejando a la derecha la Costanilla de San Andrés), hasta la Plaza de la Cruz Verde.

Desde esta Plaza de la Cruz Verde, subiendo primero por la calle de la Villa, y luego por el Pretil de los Consejos, se llega hasta la Iglesia Catedral Castrense.

Tras la visita a esta iglesia se llega de nuevo, por la calle Bailén hasta la Cuesta de la Vega, donde concluye esta quinta etapa.

 
<< Inicio < Prev 1 2 Próximo > Fin >>

Página 2 de 2

Buscar