Parroquia de San Josemaría en Aravaca

El 17 de febrero tuvo lugar la inauguración oficial de la Parroquia de San Josemaría, situada en el madrileño barrio de Aravaca, zona de Valdemarín, con una Eucaristía Solemne presidida por el Ilmo. Sr. D. José Luis Huéscar Carrizal, Vicario Episcopal del Arzobispado de Madrid.

Leer más...

Opus Dei Madrid

Información sobre el Opus Dei en Madrid

¿Quién soy?

pilar opus dei madrid

Me llamo Pilar González, soy de Madrid y echaba en falta una web con información sobre el Opus Dei en Madrid

Suscripción

Si quieres recibir las últimas noticias, deja tu e-mail:

¿Quién está en línea?

Tenemos 2 invitados conectado(s)

Escríbeme

Si tienes alguna sugerencia o pregunta, aquí puedes escribirme: Si quieres que te responda, deja tu e-mail y tu nombre. Si tu mensaje es de interés general será publicado en el foro: www.opusdeialdia.org/foro
San Josemaría en Madrid
Desde la Cuesta de la Vega

Desde la Cuesta de la Vega: un recorrido por Las Vistillas, La Latina y Embajadores

Viaducto de SegoviaEl paseante comienza esta quinta etapa saliendo desde la Cuesta de la Vega en dirección al Viaducto que cruza sobre la calle de Segovia. Se sitúa en la acera de la derecha.

Este Viaducto es obra de los ingenieros Ferrero, Aracil y Aldaz. “Tras el fallido proyecto encargado por José Bonaparte, en 1872 —escribe Carlos de San Antonio en su estudio El Madrid del 27— Eugenio Barón fue el primero en unir la calle de Bailén con las Vistillas por medio de un viaducto metálico. El primer viaducto fue construido en 1874 y derribado en 1934, cuando san Josemaría residía en Madrid.

En 1932 el proyecto de Ferrero ganó el Concurso convocado por el Ayuntamiento para sustituirlo por uno de nueva construcción”. El Viaducto actual es de 1934. Fue acabado en 1942 y restaurado en 1977-78. Mientras se cruza el Viaducto se contempla una espléndida panorámica de Madrid.

El paseante prosigue por la acera derecha de la calle Bailén, hasta encontrarse con la calle de Don Pedro, que la cruza. Sin moverse de este lugar, se puede ver, a la derecha, al fondo de la calle Don Pedro, el edificio del Seminario Conciliar.

Está situado en el nº 9 de la calle de San Buenaventura, donde estaba la sede del palacio de Osuna. En este edificio se preparaban durante los años treinta, igual que sucede en la actualidad, los candidatos al sacerdocio de la diócesis de Madrid.

 
La Puerta del Sol

Desde la Plaza del Ángel hasta la Cuesta de la Vega. 

Puerta del Sol

Desde la Plaza del Ángel, donde terminaba el recorrido anterior, caminando por la Plaza de Jacinto Benavente y subiendo por la calle Carretas se llega hasta el centro vital de Madrid, la Puerta del Sol.

Hasta diez calles desembocan en la Puerta del Sol, que ha sido escenario de sucesos decisivos de la historia de España, como el asesinato de Canalejas o la proclamación de la II República.

En ella lució en 1830 la primera farola de gas, con motivo del nacimiento de la reina Isabel II; y fue la primera plaza de España que contó con un alumbrado eléctrico, que se inauguró el día de la boda de Alfonso XII.

Preside la Plaza una estatura ecuestre de Carlos III, considerado por algunos como el mejor alcalde de Madrid.
 
En la acera de la Puerta del Sol, cerca de la actual Sede de la Presidencia de la Comunidad Autónoma de Madrid, está el llamado kilómetro cero del que parten todas las carreteras radiales del país.

Cuando san Josemaría vio esta plaza por primera vez, en 1927, estaba atestada de tranvías y carros, y tenía en el centro una entrada de Metro con marquesina de cristal. Había cafés muy conocidos, como el Oriental, el Universal, el del Comercio, el Puerto Rico...

Se sucedían los pregones de los vendedores callejeros, los voceadores de periódicos, los limpiabotas y las loteras, entre el ir y venir de los paseantes que acudían a los famosos cafés: el Oriental, el Universal, el del Comercio... Como se ve en las fotografías de la época, los peatones todavía no se habían acostumbrado a cruzar por los pasos indicados por el Ayuntamiento, y circulaban abiertamente por la Plaza.

Puerta del SolEl Fundador del Opus Dei subrayó siempre la necesidad de guardar la presencia de Dios entre el ajetreo de la vida cotidiana, como la que tiene lugar en esta plaza.

Escribió, refiriéndose a sí mismo, sin citar ningún lugar concreto, el 26 de marzo de 1932:

Es incomprensible: sé de quien está frío (a pesar de su fe, que no admite límites) junto al fuego divinísimo del Sagrario, y luego, en plena calle, entre el ruido de automóviles y tranvías y gentes, ¡leyendo un periódico! vibra con arrebatos de locura de Amor de Dios.

Cuenta Bonifacia González, teresiana, que san Josemaría "tenía muy arraigada la virtud de la fortaleza. No dejó nunca de asistirnos, aunque ello supusiera para él serios peligros (...).

"Fue en el año 1935. Se nos puso muy grave una enferma joven, tan grave que el médico nos indicó que podía morir en cualquier momento. Acudimos al párroco, el cual nos dijo que corría un serio peligro si salía a la calle. Yo entonces llamé a la casa Central para exponer esta nueva dificultad y allí me dijeron que llamara a D. Josemaría, que él no se negaría.

Y efectivamente, le llamé y se puso en camino.

Tomó el metro y tenía que hacer trasbordo en Sol para tomar el Metro a Ventas y desde allí tomar un tranvía para llegar a nuestra Casa de la Ciudad Lineal.

Pues bien, el hecho es que se pasó sin darse cuenta de la estación de Sol y expresó en voz alta su preocupación por no haberse bajado en Sol...

Esto lo oyó un señor que se acercó y le dijo que volviera rápidamente a su casa, que menos mal que no se había bajado para hacer el trasbordo, pues dos sacerdotes que lo hicieron habían sido objeto de las peores vejaciones...

Siempre he tenido este suceso como milagroso y lo relaciono con los Ángeles Custodios, a los que él tenía tanta devoción, pues ese día era el de octubre".

 
Calle Santa Inés

Bajando por la calle de Santa Isabel, en dirección hacia la estación de Atocha, casi frente a la iglesia de Santa Isabel, torciendo a la izquierda, el paseante baja por la calle de Santa Inés.

Calle Santa Inés
Esta calle de Santa Inés une la calle de Santa Isabel con la calle de Atocha.

En la fotografía se ve, al fondo, el muro del convento de Santa Isabel. El costado lateral derecho de esta calle, que se observa en la fotografía corresponde a un gran edificio, construido en los siglos XVIII y XIX para albergar al Real Colegio de Cirugía, convertido luego en Facultad de Medicina.

En la actualidad ha sido rehabilitado como sede del Instituto Nacional de Administración Pública.

Aquí estaba, durante los años treinta del siglo XX, la antigua Facultad de Medicina, donde impartieron sus enseñanzas Santiago Ramón y Cajal, Gregorio Marañón y Carlos Jiménez Díaz, entre otras figuras ilustres.

En esta Facultad estudió el doctor Juan Jiménez Vargas (1933—1997), uno de los primeros miembros del Opus Dei; y el doctor Eduardo Ortíz de Landázuri (1910—1985), otro miembro del Opus Dei, cuya Causa de Canonización está abierta, que fue discípulo de Jiménez Díaz.
 

 
Basílica de Atocha

Basílica de AtochaEste itinerario comienza en un Santuario de la Virgen: Nuestra Señora de Atocha

La Madre de Dios ha recibido durante siglos la veneración de los madrileños en este Santuario, que ha ocupado, en este mismo paraje, diversas sedes y edificios. Es tradición que San Isidro, el Patrón de Madrid, lo visitaba con frecuencia, como haría siglos después Lope de Vega.

La Real Basílica de Nuestra Señora de Atocha, donde comienza este recorrido, se alza en la confluencia de la calle Julián Gayarre con la Avenida Ciudad de Barcelona, en el mismo lugar donde estuvo el antiguo Santuario de Atocha, aunque éste tenía una orientación arquitectónica diversa a la de la Basílica actual.

Toda la zona que ahora ocupa la Estación de Atocha era huerto y olivar del Convento que se alzaba junto al Santuario. Al otro lado de la calle Julián Gayarre se levanta el edificio de la Real Fábrica de Tapices.

Este Santuario, de gran importancia durante la Edad Media, está profundamente ligado a la historia de Madrid y a la historia de España y de. Aquí murió y fue enterrado Bartolomé de las Casas en 1566. El rey Felipe II hizo edificar la Capilla Mayor y puso la iglesia bajo patronato real. Felipe IV restauró el templo por completo.

Este fue uno de los primeros lugares que ocuparon las tropas napoleónicas al invadir Madrid el 5 de diciembre de 1808. Fue también el primer lugar que visitó el rey Fernando VII al regresar a la capital tras la Guerra de la Independencia.

Tras la expulsión de los dominicos en 1836 el santuario quedó en ruinas. Se restableció el culto durante el reinado de Isabel II, que sufriría años después, en las puertas de este santuario, un atentado del que salió ilesa. Aquí veló Amadeo de Saboya el cadáver de su valedor, el General Prim. En este templo se celebró el matrimonio del rey Alfonso XII con su prima Mercedes de Orléans, la famosa “Reina Mercedes” que evoca el cancionero popular. La lista de sucesos, de carácter religioso, político o sentimental, vinculados con este Santuario se haría inacabable.

La reina María Cristina ordenó en 1890 el derribo del templo para levantar en este lugar una gran basílica de estilo neo-bizantino. Se construyó el campanario y el panteón, pero la falta de recursos obligó a suspender las obras de ese ambicioso proyecto.

En 1924 se comenzó a construir un edificio, más modesto, y en 1926 se reanudó el culto a la Virgen en su nuevo templo.

San Josemaría en Atocha

Nuestra Señora de Atocha A este primer Santuario, comenzado en 1924, se refiere el Fundador del Opus Dei en sus Apuntes íntimos. San Josemaría acudía con cierta frecuencia a rezar ante la Virgen de Atocha durante los años 30 del pasado siglo. En alguna ocasión le acompañaban fieles del Opus Dei, como Isidoro Zorzano.

El 11 de diciembre de 1931, cuando rezaba en este templo sintió que Dios le pedía que al terminar los medios de formación cristiana en el Opus Dei, se dijera siempre, en latín, esta oración: “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Santa María, Asiento de la Sabiduría. Ruega por nosotros”.Escribió aquel día en sus Apuntes íntimos:

Cuando nos reunamos, para hablar ex profeso de la Obra, antes de comenzar la charla, diremos: In nomine Patris, et Filii et Spiritus Sancti. Amen. - Sancta Maria sedes sapientiae. - Ora pro nobis. - Así me lo ha pedido Jesús esta mañana en la Basílica de Atocha.

El 20 de julio de 1936 este edificio quedó completamente destrozado. Sólo se pudo salvar la imagen de la Virgen. Tras la guerra civil española (1936—1939) se acometió la nueva construcción del Santuario, que se abrió al culto en la Navidad de 1951.

 
Seminario de Madrid

Seminario de MadridEl Seminario está situado en la sede del antiguo palacio de Osuna. Fue fundado en 1885 por el obispo de Madrid José María Cos e inaugurado por el obispo José María Salvador y Barrera en 1906.

El Seminario era un lugar entrañable para san Josemaría, que rezaba especialmente por los seminaristas y alentaba a los padres cristianos a suscitar en sus hijos ideales de entrega y de servicio a la Iglesia.

El Fundador estuvo en este Seminario en varias ocasiones: por ejemplo, el 2 de febrero de 1932, para conversar con José María García Lahiguera, director espiritual del Seminario, cuya Causa de Canonización esta abierta.

Más tarde, desde comienzos de los años cuarenta hasta 1944, acudió a este lugar todas las semanas para confesarse con José María García Lahiguera.

Y predicó a los seminaristas un curso de retiro del 13 al 20 de noviembre de 1940.

Toda esta zona es conocida como de la Morería Vieja, porque aquí residían “los moros” que quedaron en Madrid tras la reconquista.

Siguiendo por esta acera derecha de la calle Bailén, se llega hasta la Plaza de San Francisco, donde está la iglesia de San Francisco el Grande.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 Próximo > Fin >>

Página 1 de 6

Buscar