Proyecto educativo Alegra

Nuevo proyecto educativo en Majadahonda: Alegra

Leer más...

Opus Dei Madrid

Información sobre el Opus Dei en Madrid

¿Quién soy?

pilar opus dei madrid

Me llamo Pilar González, soy de Madrid y echaba en falta una web con información sobre el Opus Dei en Madrid

Suscripción

Si quieres recibir las últimas noticias, deja tu e-mail:

¿Quién está en línea?

Tenemos 74 invitados conectado(s)

Escríbeme

Si tienes alguna sugerencia o pregunta, aquí puedes escribirme: Si quieres que te responda, deja tu e-mail y tu nombre. Si tu mensaje es de interés general será publicado en el foro: www.opusdeialdia.org/foro

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142
San Josemaría en Madrid
La calle Mayor

Calle MayorLa Calle Mayor, que sale de la Puerta del Sol, es la calle más importante del Madrid de los Austrias. Aunque se ha ensanchado, no ha sufrido alteraciones sustanciales en su trazado desde entonces.

La historia de la calle Mayor —afirma Répide— va unida a la de Madrid durante cuatro siglos. No hay acontecimiento, entrada de reyes y de reinas, visitas de príncipes extranjeros, procesiones, inquisitorias, paso de reos para ser ajusticiados y algarada o pronunciamiento en las revueltas del siglo XIX que no haya tenido como escenario esta calle. Que vio a validos y a héroes encumbrados y caídos, que vio a don Rodrigo Calderón poderoso en su carroza y cruzando en una mula camino del suplicio...".

San Josemaría pasó innumerables veces por esta calle. Por ejemplo, el 28 de febrero de 1929 estuvo atendiendo a Juan Pinillos, un enfermo que vivía en el nº 66.

A un hotel de esta calle Mayor fueron evacuados la madre y los hermanos del Fundador a partir de octubre de 1936, porque la zona en que residían —en la calle del Doctor Cárceles, antiguo Rey Francisco— era zona de frente de guerra. Durante ese periodo, el frente de Madrid estaba muy cerca del centro de la capital y muchos soldados se trasladaban hasta el frente de guerra en metro.

 
Calle Atocha. Azulejo de la Inmaculada Concepción

Inmaculada ConcepciónAl llegar a la calle de Atocha se puede contemplar, desde la acera, un azulejo de la Inmaculada Concepción que está en el ático de la casa nº 109 de la calle de Atocha. Allí estaba la Congregación de San Felipe, que atendía a enfermos del cercano Hospital.

El Fundador tenía gran piedad por esta representación de Nuestra Señora, a la que invocaba habitualmente desde esta calle de Atocha desde 1931.

Está muy arraigada en Madrid la devoción a la Virgen, y en concreto a la Inmaculada Concepción. A mediados del siglo XVI, según Jerónimo de la Quintana, la ciudad contaba con setenta y tres templos, de los cuales treinta y cuatro estaban dedicados a la Virgen y nueve a la Purísima Concepción.

 
Colegio de Santa Isabel: "años fuertes, duros"

Esta segunda etapa del recorrido discurre por algunas calles relativamente cercanas a la calle de Santa Isabel, del barrio de Embajadores y Lavapiés.

Estas calles están tan vinculadas con los afanes apostólicos del Fundador del Opus Dei que la relación de sucesos y de enfermos atendidos es meramente orientativa, porque atendió personas en muchas de estas calles, en años humanamente muy difíciles. Recordaba san Josemaría: Durante los primeros seis años de la Obra me encontraba casi solo. Fueron años fuertes, duros.

Cita Vázquez de Prada el testimonio de un sacerdote, Avelino Gómez Ledo: "Recuerdo que un día, en uno de esos barrios, D. Josemaría cogió en brazos a un niño pequeño, sucio, incluso llagado, y le dio dos besos".

Consumió muchos años de su juventud en la atención espiritual y humana de los pobres más pobres de Madrid, que residían en estas barriadas -llamadas entonces "barrios bajos". Enfermos deshauciados, niños abandonados, pobres sin ningún tipo de recursos... San Josemaría les daba Nota recorridossu aliento espiritual y consuelo humano.

Recorría cada día grandes distancias, de una zona a otra de Madrid, para atender a los más necesitados. Vázquez de Prada cita un apunte de su lista de enfermos para visitar del 17 de marzo de 1928. Esa lista contiene 13 nombres, con direcciones que van desde el "centro de Madrid (barrio de Embajadores) hasta el barrio de Delicias en el sur, pasando luego por la Ribera de Curtidores y volviendo a Francos Rodríguez, ya en el barrio de Tetuán de las Victorias, al norte de Madrid. No eran raros los recorridos de más de 10 kilómetros".

En la fotografía, una nota escrita por una dama apostólica, le ruega que vaya a atender espiritualmente a una mujer, Amalia, bailarina de profesión, que vivía en la calle de Emajadores nº 98.

Este segundo recorrido que comienza y termina en el mismo punto: el Colegio de Santa Isabel.

El barrio de Lavapiés es uno de los barrios más populares de Madrid, y uno de los barrios en que san Josemaría ejerció intensamente su labor pastoral durante años.

En los años treinta este barrio sufría numerosas carencias materiales, que aún se siguen dando en la actualidad. Numerosas canciones y obras teatrales del siglo XIX y XX (sobre todo, zarzuelas) evocan estas calles y plazuelas por las que atraviesa el paseante, como la zarzuela El barberillo de Lavapiés.

 

 
Jardín de la Avenida Ciudad de Barcelona

Jardín junto a la Av. Ciudad de BarcelonaDespués de cruzar hasta la acera opuesta al templo en la Avenida Ciudad de Barcelona, si el paseante sube varias manzanas en dirección a la Estación de Atocha, podrá ver que al otro lado de la avenida hay un jardín de forma triangular, formado por la confluencia de la Avenida Ciudad de Barcelona y el Paseo de la Infanta Isabel. La base de este triángulo imaginario sería la fachada del Colegio Virgen de Atocha.

El paseante puede observar el monumento al General Vara del Rey y Héroes del Caney, obra de González Pola, que se alza en ese jardín. Este monumento evoca la gesta militar del general en el poblado antillano de Caney en 1898.

Esta zona que ocupa el jardín, vecina al Paseo de Atocha, fue durante siglos el escenario de las romerías marianas de miles de madrileños y el lugar favorito de las fastuosas comitivas que se reunían todos los sábados, desde el siglo XVII hasta mediados del XIX, para rezar la Salve en el Santuario.

Álvaro del Portillo e Isidoro Zorzano: celebración del décimo aniversario del Opus Dei

En el lugar que ocupa el jardín —aunque en esa época la zona ajardinada tenía una configuración distinta de la actual— estuvo el 2 de octubre de 1938, décimo aniversario de la fundación del Opus Dei, Álvaro del Portillo que había viajado a Madrid, con permiso de sus superiores militares. Le acompañaba Isidoro Zorzano, uno de los primeros miembros del Opus Dei. Zorzano llevaba consigo el Santísimo Sacramento, a causa de las circunstancias excepcionales de la guerra, y Álvaro del Portillo le pidió unas Formas Consagradas para llevárselas a Fontanar y poder comulgar durante los días siguientes.

Aquel mismo día Zorzano le comunicó una certeza que había recibido del Señor: el próximo 12 de octubre, fiesta de la Virgen del Pilar, del Portillo estaría en libertad, como efectivamente sucedió.

Zorzano y del Portillo celebraron el décimo aniversario de la Fundación del Opus Dei con los pocos medios que tenían a su alcance (el rancho de un cuartel cercano a esta zona), sentados al aire libre en el entorno que ocupa actualmente este jardín.

 
San Francisco el Grande

San Francisco el GrandeSegún la piedad popular el templo de franciscanos que se levantaba en este lugar fue fundado personalmente por el propio San Francisco de Asís en 1217.

Este templo, de planta circular, comenzó a construirse en 1761, con el deseo de construir una de las cúpulas más grandes del mundo, con 33 metros de diámetro, ha sufrido numerosas vicisitudes a lo largo de su historia

Fue restaurado en 1889, y en el año 2000 sigue sujeto a una nueva restauración. El exterior de la iglesia es de estilo neoclásico, “aunque —como precisa Áurea de la Morena— alterado el plano original y trasformado por obra de Sabatini”.

En el frontón de la fachada se ve el escudo del Santo Sepulcro, que indica que el templo es propiedad de la Obra Pía de los Santos Lugares de Jerusalén; se ve también el emblema de la orden Franciscana con la corona real, y seis estatuas de piedra sobre la balaustrada, que representan a San Agustín, San Antonio, Santiago, San Buenaventura, Santo Tomás de Aquino y San Francisco. Bajando siempre por la acera derecha desde la iglesia de San Francisco el Grande, por la Gran Vía de San Francisco, se llega, torciendo a la derecha, hasta la calle de San Bernabé.

En esta calle de San Bernabé, en casas que no se conservan, cerca del Hospital de la Venerable Orden Tercera, estuvo Josemaría Escrivá en 1928, atendiendo a varios enfermos.

Bajando por la calle de San Bernabé y perpendicular a ella, discurre la calle de la Ventosa, que visitó en ocasiones en 1928 el Fundador para atender a varios enfermos.

Recorriendo esta calle de la Ventosa, en dirección a la izquierda, junto al muro del Hospital, se llega a un pequeño jardín. Torciendo a la derecha y bajando por unas grandes escalinatas, junto a unos bloques de pisos modernos, se llega hasta la Ronda de Segovia.

En alguna ocasión aludió San Josemaría a la necesidad de proclamar el mensaje cristiano con los lenguajes humanos y modos de decir más diversos; y soñaba con el día en que personas de todo tipo y condición hablasen a sus semejantes de Cristo con su propio acento y sabor castizo, como las vendedoras de la Plaza de la Cebada.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 Próximo > Fin >>

Página 1 de 6

Buscar