Parroquia de San Josemaría en Aravaca

El 17 de febrero tuvo lugar la inauguración oficial de la Parroquia de San Josemaría, situada en el madrileño barrio de Aravaca, zona de Valdemarín, con una Eucaristía Solemne presidida por el Ilmo. Sr. D. José Luis Huéscar Carrizal, Vicario Episcopal del Arzobispado de Madrid.

Leer más...

Opus Dei Madrid

Información sobre el Opus Dei en Madrid

¿Quién soy?

pilar opus dei madrid

Me llamo Pilar González, soy de Madrid y echaba en falta una web con información sobre el Opus Dei en Madrid

Suscripción

Si quieres recibir las últimas noticias, deja tu e-mail:

¿Quién está en línea?

Tenemos 115 invitados conectado(s)

Escríbeme

Si tienes alguna sugerencia o pregunta, aquí puedes escribirme: Si quieres que te responda, deja tu e-mail y tu nombre. Si tu mensaje es de interés general será publicado en el foro: www.opusdeialdia.org/foro

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/opusdeimadrides/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142
San Josemaría en Madrid
Calle de San Justo, Palacio Episcopal

Palacio Episcopal MadridEl paseante baja, dejando a la derecha la calle de la Pasa y llega hasta la vecina calle de San Justo, donde se encuentra con la fachada del Palacio Episcopal. La puerta de entrada está en el nº 2 de esta calle.

En la capilla de este Palacio Episcopal tuvo lugar la ordenación de los tres primeros sacerdotes del Opus Dei: Álvaro del Portillo, José María Hernández Garnica y José Luis Múzquiz.

El retablo de esa capilla se encuentra ahora en la Catedral de la Almudena, en la Capilla de la Virgen.
El Fundador del Opus Dei acudió con frecuencia a este lugar durante los años treinta. Aquí residía don Leopoldo Eijo y Garay, (1878—1963). Eijo y Garay fue Obispo de Madrid durante cuarenta años (1923—1963), y alentó decisivamente a Escrivá en los comienzos.

 
Plaza de las Cortes

Congreso de los Diputados

Desde la calle del Duque de Medinaceli se llega hasta la Plaza de las Cortes.

En un extremo de esta Plaza, sin moverse de este lugar —la acera de entrada al Hotel Palace— se puede contemplar, todos los días, a las 12 del mediodía y a las 8 de la tarde, como dan las horas en el edificio de enfrente unas figuras mecánicas que representan tipos populares de Madrid. El Hotel Palace, centro de reunión social durante la Belle Époque, es obra de Álvarez Naya, en 1912 y fue uno de los primeros edificios de Madrid construidos enteramente en hormigón.

Desde este lugar se contempla una hermosa vista de Madrid: a la derecha, la mole del Hotel Palace; al frente, abajo, la Plaza de Cánovas del Castillo con la Fuente de Neptuno. Se adivina entre los árboles, a la derecha, el Museo del Prado, y a la izquierda, en el otro extremo de la plaza, el Hotel Ritz.

Tras estos edificios se alzan las fachadas de la iglesia de los Jerónimos y de la Real Academia Española. En los años treinta la estampa era muy parecida a la actual, con la diferencia de los automóviles, que en aquella época alternaban con carretas y taxis, que llevaban como distintivo una franja azul, amarilla o verde, según su clase. La bajada de bandera de los de color azul costaba 0,80 pts: Los otros colores, 0,60 y 0,40 pts.

Desde la acera, junto a la entrada del Hotel Palace, donde se encuentra ahora el paseante, se contempla, al otro lado de la plaza, el edificio del , construido en el antiguo solar de la iglesia del Espíritu Santo. El edificio actual se inauguró el 3 de noviembre de 1850. Es obra del arquitecto Narciso Pascual y Colomer. Su fachada presenta un pórtico de estilo neoclásico, con seis columnas, y una gran puerta de bronce que sólo se abre cuando el rey inaugura una legislatura. Los leones fueron esculpidos por Ponzano en 1886, que utilizó metal de los cañones de la guerra de África.

Subiendo por la acera de la izquierda el paseante puede ver el triángulo que forman la calle del Prado y la Carrera de San Jerónimo. En ese triángulo, en la Plaza de las Cortes, hay un pequeño jardín presidido por la estatua de Miguel del Cervantes, Hispaniae Scriptorum principii, como reza una lápida del siglo XIX en la base del monumento.

Subiendo, siempre a la izquierda, por la calle del Prado, junto al edificio de los Grupos Parlamentarios, se llega hasta la calle de León, que se abre a la izquierda.

 
Plaza de Cascorro

Plaza de CascorroAl término de la calle de la Encomienda el paseante tuerce a la derecha y se dirige a la vecina Plaza de Cascorro.

Esta Plaza es una de las más populares de Madrid. Aquí se instala el Rastro, mercado de compra y venta de los objetos más inverosímiles. En la Plaza de Cascorro está el monumento a los Héroes de Cascorro, localidad cercana a Camagüey (Cuba).

En él se alza la estatua de Eloy Gonzalo, obra de Aniceto Marinas, al que se representa con un fusil y una lata de petróleo en la mano, con el que combatió la posición contraria. Lograron recuperar su cadáver gracias a la cuerda que se ató al cuerpo.

Como tantos vecinos de Madrid, san Josemaría recorrió las tiendas del Rastro, buscando muebles a un precio asequible para los primeros centros del Opus Dei.

Cuenta Vázquez de Prada esta anécdota de san Josemaría:

"Un día, visitando a los enfermos de las listas que le daban en el Patronato, le avisaron que un joven tuberculoso esperaba la muerte en un burdel, donde residía una hermana suya, prostituta.

Le tocó en lo vivo el riesgo de condenación de aquella alma, y pidió y obtuvo permiso del Vicario General para confesar al moribundo y administrarle los últimos sacramentos.

Alejandro GuzmánFue a visitar al enfermo, junto con don Alejandro Guzmán, un cristiano caballero entrado en años, de aspecto grave, barba recortada y capa madrileña.

Obtuvo de la regente de la casa la promesa de que el día en que trajese el Viático no se ofendería al Señor en aquel burdel. Y el día fijado, con don Alejandro como acólito, llevó el Santísimo al tuberculoso".

Se ignora dónde tuvo lugar este suceso. Don Alejandro Guzmán era un caballero conocido en Madrid por su vida respetable y virtuosa. Esta es una fotografía de sus años de juventud. En los años 30, cuando colaboraba con san Josemaría su aspecto estaba más avejentado, pero conservaba su señorío natural.

 

 
Plaza de Santa Isabel

Antigua Sede del hospital San CarlosCruzando la Plaza del Emperador Carlos V, por el paso de peatones, frente al Hotel Mediodía y avanzando por la calle Santa Isabel, se llega hasta la Plaza de Santa Isabel.

Esta plaza de Santa Isabel está formada, en parte, por dos grandes fachadas. Una es la fachada del Centro de Arte Reina Sofía y otra, la fachada del Real Conservatorio Superior de Música, que ocupa la antigua sede del antiguo Hospital General de San Carlos.

La historia de Hospital General de San Carlos es multisecular. A finales del siglo XVI existían en el Madrid de los Austrias hasta catorce hospitalillos, repartidos por la Corte. Para remediar esta situación, un capitán de los Tercios de Flandes, Bernardino de Obregón, conocido como el “Apóstol de Madrid”, convenció al rey Felipe II para que fundiese en un único hospital todos los existentes. Con este fin se creó una Junta de Hospitales y se encargó el proyecto del nuevo edificio a Herrera, el arquitecto de El Escorial. Se comenzó el proyecto y junto a los terrenos del Hospital se construyó el convento de Santa Isabel, colindante con el Hospital de la Pasión, destinado a mujeres.

Las obras estuvieron detenidas casi un siglo y no se concluyeron hasta tiempos de Carlos III, que dedicó toda esta zona “al cultivo de las Ciencias”. Este rey hizo construir en las cercanías el Jardín Botánico, el Observatorio Astronómico y prosiguió el proyecto del Hospital General. Pero a la muerte del Rey el proyecto original de Sabatini, que superaba en tamaño al Palacio Real, quedó inconcluso.

 
Capilla del Obispo

Capilla del ObispoPor medio de esta calle se llega hasta la Plaza de la Paja, también en cuesta. En lo alto de la Plaza de la Paja están las escalinatas por las que se accede a la Capilla de Santa María y de San Juan de Letrán, conocida como la Capilla del Obispo.

Fundó esta capilla don Francisco de Vargas, Consejero de los Reyes Católicos.

La construyó para albergar los restos de San Isidro, que estaban en la iglesia de San Andrés. El Santo Labrador había trabajado en Madrid, siglos atrás, como criado de Iván de Vargas, antepasado de Francisco de Vargas.

En 1518, una vez concluida la capilla, se trasladaron allí los restos de San Isidro. Pero los sacerdotes de la contigua iglesia de San Andrés interpusieron un pleito y en 1544 lograron que las reliquias del Santo regresaran a su antigua sede.

La capilla quedó sin uso durante un tiempo, hasta que don Gutiérrez de Vargas y Carvajal, obispo de Plasencia, hijo de don Francisco de Vargas y de Inés de Carvajal, la convirtió en capilla funeraria de su familia.

Allí están enterrados el obispo y sus padres. Desde entonces fue conocida como “la capilla del Obispo”. Es un extraordinario conjunto de estilo renacentista.

Desde entonces quedó tapiada la puerta que comunicaba esta capilla con la iglesia de San Andrés. Ese aislamiento la salvó de la quema de iglesias de 1936, en la que ardieron por completo la iglesia de San Andrés, con la capilla de San Isidro.

San Josemaría en la capilla del Obispo

El 13 y 14 de junio de 1930 el Fundador del Opus Dei estuvo predicando en la Capilla del Obispo, ante un público compuesto por un buen número de obreros y trabajadores.

Escribió el Fundador el 15 de junio de 1930 en sus Apuntes íntimos:

Hace un par de días -13 de junio- presencié cómo, en la Capilla del Obispo, un joven abogado hablaba de religión a unos cientos de obreros. Cayó muy bien. Tuve gran alegría. Eso será (aunque no en lugar sagrado) y algo más...

Comentaba Álvaro del Portillo, que el Fundador le había relatado en varias ocasiones que durante esos momentos "estaba muy emocionado, y que para vencer su emoción se agarró fuertemente con las manos a la reja de la barandilla, y en esta postura predicó con todo su ardor a muchos obreros".

Poco después de aquella predicación, en los comienzos del Opus Dei, escribiría el Fundador: “hay también en la Obra, algunos pequeños empleados y artesanos”.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 Próximo > Fin >>

Página 3 de 6

Buscar